La Berenjena

aubergine

Sabías que…

Además de su sabor, su textura y sus inumerables usos culinarios… la berenjena nos brinda una larga lista de beneficios para la salud. Entre los principales beneficios se sitúa la propiedad desintoxicante que tiene, ya que nos ayuda a eliminar todas las toxinas de nuestro cuerpo gracias al potasio.Además, la berenjena se recomienda porque:

Su contenido en Vitamina A nos protege la piel y favorece el retraso de signos de envejecimiento. Su contenido en Vitamina C nos ayuda en la cicatrización y refuerza el sistema inmunitario protegiendonos de resfriados, entre otros.

La piel de la berenjena tiene beneficios para la salud, principalmente por los fitonutrientes que residen en la piel y la convierten en un antioxidante natural perfecto. Además, la piel de la berenjena contiene clorogénico, ácido cafeico, fenólicos… que favoren la salud.

La berenjena es buena para el cerebro, ya que el nasuin es un antioxidante muy potente que protege las membranas celulares. Así, los fitonutrientes antocianinas actuarán protegiendo los lípicos de las membranas celulares del cerebro, facilitando y favoreciendo el envío y recepción de órdenes de las moléculas mensajes a la célula.

Consumo de berenjena y cáncer. Algunos estudios trabajan para reforzar teorías sobre los elementos fitoquímicos de las berenjenas y su capacidad protectora contra células cangerígenas.

Berenjena y Diabetes tipo II. La berenjena se considera un hipoglucemiante ya que reduce los niveles de glucosa en sangre, uno de los mayores problemas en las personas que padecen diabetes y que acumulan índices glucémicos altos.

Remedios caseros con la berenjena. Desde los tiempos más remotos, la naturaleza y sus productos han sido el aliado para curar y proteger al ser humano. Algunas de nuestras abuelas nos han trasmitido remedios caseros como estos con las berenjenas. Por ejemplo, la pulpa de la berenjena es ideal para aliviar la piel tras una quemadura. También se utiliza la piel de la berenjena para remedios contra el reuma, preparando un aceite de piel de berenjena frito que luego se utilizaría para aplicar en la zona y favorecer la circulación.

Comentarios

comentarios